jueves, 27 de octubre de 2011

El y Ellas


Hubo un día del 2003 donde Argentina se encontró con un presidente sin mucha legitimidad, un arañado 23% lo ubicaban como nuevo presidente de los Argentinos y por descarte, ya que las urnas decían que se debía ir a una segunda vuelta dado que los números no le cerraban a esta democracia, por aquel entonces, bastardeada, ninguneada por los gobernantes de turno que encontraron en ella un mar donde navegar entre la corrupción, la venta salvaje del país y la pérdida de la identificación sobre el ser nacional. Ellas, las madres como siempre, sea cual fuere el o la, presidente de turno, siempre firme en su reclamo por justicia, con los años restandole días pero sumando esperanzas. El, ``chirolita´´ por esos días, se mostró diferente, hizo su show, a todos y cada uno de nosotros que lo veíamos nos provoco una risa, y que olvidada que nos había  quedado la risa CON los políticos, él jugaba con su flamante bastón presidencial bailando, acariciando la banda presidencial con los colores Argentinos. El creyó que para gobernar al pueblo debía estar cerca del pueblo, no tuve mejor idea que romper con cualquier protocolo y se ahogado entre los abrazos de la gente, sentir su calor, sus besos, esa pasión que se nos enciende en maza cuando tenemos a un inalcanzable entre nosotros.
El olvidó rápidamente su porcentaje por el cual fue reelecto, o mejor dicho lo tuvo en cuenta, pero antes de tener encuentra números frívolos que nos marcan un dato más sobre que camino elegir, antes que cualquier número, asumió con la certeza de cerrar cuentas pendientes, las leyes de obediencia de vida y punto final, eran un tumor en nuestra historia como país que debía extirparse de manera urgente, y él lo hizo, las derogó.
Ellas, que jueves a jueves sumaban pasos, frustraciones, tristezas, de pronto se encontraron con un presidente dispuesto a saldar esa deuda que teníamos con ellas, con nosotros y con unos 30.000 más, no más perdón, no más clemencia, una pasado injusto muta en un presente más injusto, y vaya si tuvimos un presente injusto por esos días, el punto final estaba por llegar, pero lo pone el pueblo.
El asumió con el porcentaje más bajo que puedo asumir un presidente en toda la historia Argentina, y su lucidez y pasión, nos unió y asumió y se hizo millones. Los jóvenes por primera vez en nuestra generación democrática nos vimos llamados en los discursos presidenciales, nos llamaron a ser parte de la historia política del país, nos abrió un espacio,  para pensar, debatir, proponer. Nos dio pasión por algo que durante décadas nos fue ageno. Cambio la cultura socio política Argentina, fue un estadista de puta madre porque nos  hizo gritar, nos impuso la importancia sobre la libertad y la justicia. Hoy se lo recuerda para algunos bien y para otros mal, pero ese recuerdo, que marca un antes y un después, y para que eso sucediera evidentemente tuvo que ser alguien con un presencia muy fuerte, habla de alguien que hizo cosas para que nosotros nos encontremos hoy en un camino de discusión y debate política, nos devolvió una pasión y una forma de vida. Para lo más grandes reavivó los gritos 30.000 gritos acallados por la injusticia democrática, para los mas pibes nos saco del individualismo y nos enseño a adueñarnos del país, nos puso a laburar en los sueños de dejar un país mejor desde su proyecto de país. Fue una bisagra.
En el día de ayer la historia Argentina homenajeo a él de la manera que más le hubiese gustado, y no desde una tarima donde se escuche un discurso emotivo, sino desde los hechos los cuales él fue un pata importante. Ellas revalidaron cada cada caminata, cada marcha y hoy pueden levantarse un poquitito más tranquilas, ese homenaje a el, a 30.000 argentinos, a nuestra historia, a nuestro pasado y nuestro presente. Se gritó JUSTICIA cuando declararon prisión perpetua a los asesinos de la historia, a esos asesinos algunos con nombre y apellido tristemente famosos como Alfredo Astiz y Jorge ``tigre´´ Acosta o mejor dicho y yendo a una definición más cercana, a esos mal paridos hijos de puta!! hoy, mañana y durante toda su vida pasarán tras las rejas.
Este 26 y 27 de oKtubre definitivamente nos marcaron a todos los argentinos y eso es punto de unión, poco a poco entendemos lo lindo que es ser Argentinos cuando la historia está de nuestro lado.

No hay comentarios:

Publicar un comentario en la entrada